Un transporte inadecuado de los animales, ya sea a otras instalaciones ganaderas o hacia el matadero, puede resultar muy estresante para ellos, repercutiendo negativamente en su estado de salud, su rendimiento y en la calidad del producto final.

Por ello, es esencial prestar atención a las condiciones de transporte, buscando que los animales siempre se encuentren dentro de su rango de confort térmico, especialmente en las épocas de calor.

En este sentido, la planificación del viaje, teniendo en cuenta la duración y temperatura previstas, es una de las claves para mejorar el nivel de bienestar de los animales durante el trayecto:

  • Llevar un manejo cuidadoso de los animales durante su carga, transporte y descarga es esencial para evitar que se alteren.
  • Se recomienda revisar a los animales de forma regular para detectar síntomas de estrés por calor, como el jadeo, una frecuencia respiratoria acelerada o sudoración.
  • La densidad de animales es un factor importante a tener en cuenta y se debe comprobar si existe suficiente espacio para una correcta circulación de aire por el vehículo.
  • La hora a la que se realiza el transporte de los animales también influye en su bienestar, de forma que épocas y siempre que sea posible, se recomienda realizar el viaje de noche. 
  • Siempre que se estacione el vehículo con animales en su interior, se debe hacer en un lugar a la sombra y de forma que permita una correcta circulación de aire.