El pasado 4 de octubre, el Parlamento Europeo pidió por unanimidad a la Comisión Europea (CE) que se haga cumplir la Directiva sobre pollos de engorde y que se ponga remedio a las deficiencias en bienestar, ambiente y sanidad detectadas en la producción de broilers. 

Elżbieta Bieńkowska, Comisaria de Industria y Mercado interior, asumirá el compromiso de desarrollar más indicadores de bienestar animal y promover la financiación para sistemas de producción con mayores garantías de bienestar a través de la PAC

La comisaria anunció también ha anunciado que el segundo centro de referencia de la UE sobre bienestar animal se dedicará a mejorar las condiciones de bienestar en avicultura.

En abril de 2018, la CE presentó un informe sobre la aplicación de la Directiva 2007/43/CE sobre bienestar de los pollos de carne, concluyendo que con ella se ha mejorado en gestión y alojamientos, con un efecto positivo en el estado sanitario y de bienestar de los animales, todo ello sin generar costes significativos.

El punto más significativo establecido por esta directiva fue limitar la densidad de animales, estableciendo 3 intervalos:

  • Densidad General: 33 Kg/m²
  • Cumplimiento de ciertas condiciones climáticas: aumento a 39 Kg/m²
  •  Cumplimiento de ciertas condiciones climáticas y baja tasa de mortalidad:  aumento a 42 Kg/m²

En la UE, 1/3 de los broilers criados en la UE se encuentran alojadas en la densidad general, y casi 3/4 partes se encuentran en una densidad inferior a 39 Kg/m².

Finalmente 1/4 de la producción se lleva a cabo en el máximo nivel de densidad, estando más de la mitad (55%) en Francia, mientras que el 18% se encuentra en Países Bajos y el 9% en Bélgica.

Fuente: Agrodigital