Ante el avance de la Peste Porcina Africana (PPA) por Europa es necesario evaluar si las medidas de bioseguridad implementadas en las explotaciones porcinas son suficientes para evitar la entrada de este y otros patógenos. 

En este sentido, Manuel García, presidente de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (Interporc), durante su intervención en Sepor, ha señalado que la bioseguridad de las explotaciones porcinas en España es “el más alto de toda la Unión Europea, lo que nos permite mantener a nuestros animales libres de enfermedades”. 

García explicó que actualmente, la cabaña porcina en España tiene un estatus sanitario muy bueno, pero matizó que “no podemos bajar la guardia y debemos seguir trabajando tan duro como hasta ahora en esta materia”.

En este sentido, enfatizó la necesidad de “intensificar y extremar las medidas de bioseguridad a lo largo de todo el proceso productivo: en las granjas, en el transporte y en los mataderos, para evitar cualquier enfermedad que pueda amenazar a nuestros animales”. 

Por otro lado, cabe destacar que tal y como ha indicado García, hace años que España cuenta con una legislación específica en lo que respecta a las medidas de bioseguridad que deben cumplir las granjas para poder producir e implica que contamos con el modelo de producción más garantista en a nivel de sanidad y bienestar animal.