Miguel Ángel Higuera, director de la Asociación de Productores de Ganado Porcino (Anprogapor), en una entrevista concedida a Efeagro, asegura que el sector porcino, al cierre del ejercicio de 2016, ha experimentado un importante cambio.

Resalta que 2016 fue el primer año en el que se destinó más de la mitad de la carne y despojos de carne a la exportación, lo cual es indicativo de que el sector está evolucionando con el pensamiento puesto en la demanda mundial.

Higuera comenta que a pesar de que durante los primeros meses de 2016, el sector porcino sufrió las consecuencias de una importante crisis de precios, en el segundo trimestre, la caída de la producción interna de carne de cerdo en China, propició un aumento de la importación. Así, gracias al «buen posicionamiento de España», se pudo responder a esta demanda.

China pasó a a ocupar el primer puesto entre los países importadores de productos del cerdo blanco españoles, con 400.000 Tn. en 2016, llegando a superar a Francia que el principal receptor. Higuera se ha mostrado «moderadamente optimista» de cara al 2017, ya que «China probablemente tenga que mantener este nivel de importaciones».

Otro asunto de gran repercusión fue el veto ruso, que obligó a las empresas a explorar nuevos mercados. Aun así, la reciente resolución de la Organización Mundial del Comercio (OMC), confirma que la prohibición de importar cerdos vivos y productos derivados a Rusia es ilegal, de forma que a medio-largo plazo se prevé una reapertura del mercado.

Con respecto a la salida de EE.UU. del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), el sector porcino europeo podría salir beneficiado, pudiéndose abrir al mercado japonés. En cuanto al «brexit», dado que Reino Unido no es un destino importante para los productos españoles, no se espera que tenga grandes consecuencias en España.

El estancamiento del consumo interno sí que constituye un problema, frente al que se están llevando a cabo campañas de promoción financiada por Interporc destinados a educar al consumidor de los beneficios nutricionales de la carne de cerdo.

Sobre la controversia de los proyectos de macrogranjas, Higuera asegura que el sector porcino cuenta con una normativa que regula el volumen máximo de explotaciones autorizadas, posibilitando la creación de «granjas eficientes» sin grandes concentraciones.

Otro tema de interés es la castración de animales, se prevé que a partir de 2018 se sustituirá la castración quirúrgica por la inmunocastración. Este asunto constituye un problema de menor importancia, ya que la mayoría de cerdos de capa blanca no se castran, ya que se sacrifican antes de la aparición del olor sexual, y para aquellos en los que sí se realiza, se está implementando la inmunocastración.

Higuera también abordó los aspectos sanitarios del sector, haciendo un llamamiento a los países europeos afectados por la Peste Porcina Africana, como los Países Bálticos y Polonia, para lograr un trabajo conjunto para prevenir su diseminación.

Como nota positiva, resaltó que en 2016 se ha logrado una «prevalencia cero» de la Enfermedad de Aujeszky en España.